• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    Banda gastrica, una opción quirúrgica caducada

    La banda gástrica es un procedimiento de cirugía bariátrica de tipo restrictivo que se realiza por vía abierta o laparoscópica. Consiste en crear un compartimento en el fundus gástrico mediante una banda circular constituida por un tubo de silicona conectado a un reservorio que permite si manipulación e hinchado. Una mayor presión sobre el tubo de silicona aumenta la restricción de salida del compartimento, limitando la ingesta alimentaria y aumentando la saciedad.

    En el año 2007, la BGA representaba el 74% de los procedimientos de cirugía bariátrica en Europa. En Estados Unidos, en 2009, se constataba también una variabilidad geográfica entre tipos de procedimientos, alcanzando, en global, más del 41% de todas las cirugías para la obesidad. En Australia la BGA laparoscópica es el procedimiento de cirugía bariátrica más común, representando el 90% de las cirugías.
    La principal medida de efectividad es la reducción de peso, la mejoría en las comorbilidades asociadas a la obesidad y la mejora en la calidad de vida. Por lo que hace a la pérdida de peso, importan los resultados no solo a corto sino a largo plazo (más de tres años), la pérdida de exceso de peso puede ir de un 30% a un 65% en los primeros años, aunque se ha descrito menores pérdidas a más largo plazo, existiendo reganancia de peso en 3 de cada 4 bandas colocadas, siendo ésta causa el principal motivo para cirugía de revisión en nuestra Comunidad.
    De todos modos es justo decir que la pérdida de peso no está sólo relacionada con el tipo de cirugía, en el caso de la banda gástrica sino que también está muy influida por el seguimiento que se realiza al paciente por parte de un equipo apropiado (nutricionista, cirujano, etc.) que brinda soporte al paciente y por la motivación de este que puede verse favorecida por su participación en grupos de soporte.
    Las tasas de abandonos en el seguimiento descritas en la literatura son muy elevadas (3-63%) dependiendo de la motivación (paciente, equipo) y del programa de seguimiento.
    Para ser eficaz la banda gástrica requiere de ajustes del paciente en la dieta y cambios en la conducta, y, junto a unas razonables expectativas de los resultados que se pueden obtener, siendo necesario un esfuerzo educativo sobre los hábitos/estilos de vida y modificaciones dietéticas. Se ha llegado a referir que este esfuerzo por parte del paciente y del profesional puede suponer la mitad del efecto de reducción de peso.