obesidad blog intro

Bienvenid@ al blog del Centro Integral de Nutrición Islas Baleares sobre cirugía de la obesidad.

Un espacio donde te explicamos de manera didáctica en qué consisten los tratamientos de la obesidad actuales,

te ofrecemos recomendaciones a seguir antes y después de someterse a una intervención quirúrgica

y resolvemos tus dudas de la mano de nuestros especialistas en Obesidad.


 

sindrome dumping

¿Qué es el síndrome de Dumping?

El síndrome de dumping es una constelación de síntomas que pueden aparecer de modo temprano o tardío tras la ingesta de la toma.

Las alteraciones en la anatomía gástrica o la interferencia con su inervación del tracto digestivo superior perturban los mecanismos de vaciado gástrico y permiten que una cantidad sustancial de alimentos no digeridos llegue al intestino delgado con demasiada rapidez. 

La prevalencia de los síntomas de dumping temprano y tardío depende del tipo y extensión de la cirugía, La cirugía bariátrica, el síndrome de dumping se ha informado principalmente en pacientes que se sometieron a bypass gástrico en Y de Roux, oscilando en un rango del 12 al 34%. El síndrome de dumping no se produce si se preserva el píloro, como en el caso del cruce duodenal o el SADI-S.

Se distinguen:
Dumping precoz: El síndrome de dumping temprano ocurre dentro de la primera hora después de una comida. Debido a la hiperosmolalidad de los alimentos, se producen cambios rápidos de líquidos desde el compartimento plasmático hacia la luz intestinal, lo que provoca hipotensión y una respuesta del sistema nervioso simpático. El vaciamiento temprano se caracteriza por síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, distensión abdominal, borborigmos, náuseas y diarrea, y síntomas vasomotores como fatiga, deseo de acostarse después de las comidas, sofocos, palpitaciones, sudoración, taquicardia, hipotensión, y, en raras ocasiones, síncope.

Dumping tardío, suele ocurrir de 1 a 3 h después de una comida y es el resultado de una respuesta hiperinsulinémica impulsada por incretinas después de la ingestión de carbohidratos. Los síntomas relacionados con la hipoglucemia están relacionados con la hipoglucemia, fatiga, debilidad, confusión, hambre o síncope y síntomas relacionados con la respuesta adrenérgica (sudoración, palpitaciones, temblor e irritabilidad).

Diagnóstico

El síndrome de dumping es una constelación de síntomas que pueden aparecer de modo temprano o tardío tras la ingesta de la toma. 

El interrogatorio minucioso es fundamental para realizar un diagnóstico; debe interrogarse sobre hábitos alimentarios, tipo y horarios de comidas, síntomas específicos de hipoglucemia y su relación temporal con la ingesta. En los pacientes que presentan hipoglucemia en ayunas deben descartarse otras causas. El diagnóstico de hipoglucemia puede realizarse con automonitoreo o a través de pruebas provocativas con test de glucosa oral o comidas mixtas.

Los enfoques de tratamiento para el síndrome de dumping incluyen modificaciones dietéticas e intervenciones farmacológicas. 

La modificación de la dieta es el tratamiento inicial utilizado y suele ser beneficioso para la mayoría de los pacientes.

  • Se recomienda comer despacio y masticar bien.
  • Reducir la cantidad de comida consumida en cada toma y retrasar la ingesta de líquidos hasta al menos 30 minutos después de las comidas.
  • Los carbohidratos de rápida absorción (los carbohidratos simples –o coloquialmente hidratos de carbono rápidos- ya que prácticamente no necesitan digerirse y se absorben muy rápido, llegando también rápido a la sangre y de ahí a los órganos donde sean necesarios. En esta categoría están los monosacáridos (glucosa, fructosa, galactosa…), los disacáridos (lactosa, maltosa...) y los oligosacáridos (dextrinas, maltosas, fructooligosacáridos…), deben eliminarse de la dieta para prevenir síntomas tardíos como hipoglucemia.
  • Es recomendable consumir una dieta que consista en alimentos ricos en fibra y proteínas, consumo de frutas y hortalizas y evitar las bebidas alcohólicas.
  • La educación sobre el índice glucémico de diferentes alimentos también puede ser útil para los pacientes con síndrome de dumping. 

Si estas recomendaciones no son efectivas, puede mejorar los síntomas el reclinarse durante 30 minutos tras la ingesta para retrasar el vaciamiento gástrico y reducir los síntomas de hipovolemia.

Algunos tratamientos están son potencialmente beneficiosos tanto para el dumping temprano como el dumping tardío (p. Ej., Análogos de la somatostatina). Otros como la acarbosa estan indicados únicamente para el síndrome tardío.

En pacientes en los que no haya mejoría, se podría valorar el uso de polisacáridos de pectina y goma guar añadidas a la comida, los cuales, al retrasar el vaciamiento gástrico, pueden disminuir los síntomas.

La acarbosa, retrasa la conversión de oligosacáridos en monosacáridos en el intestino. Su uso es limitado, los efectos adversos comunes de la acarbosa (diarrea, flatulencias, dolor y distensión abdominal) pueden limitar su uso. Para minimizarlos se sugiere comenzar con dosis bajas de 25 mg en una comida diaria durante una semana y progresar la dosis hasta 50-100 mg con cada comida.

Si la modificación de la dieta y el tratamiento con acarbosa no tienen éxito, se debe considerar la terapia con análogos de somatostatina en pacientes con síndrome de dumping que están experimentando síntomas incapacitantes y deterioro en la calidad de vida.

La octreotida o la lanreotida: son análogos de la somatostatina. Pueden mejorar los síntomas del dumping tardio por la suma de varios efectos: retrasan el tránsito intestinal, inhiben la secreción de hormonas gastrointestinales, incretinas e insulina y la vasodilatación postprandial del lecho esplácnico. La octreotida (Sandostatin) es de acción rápida y se inyecta de 2 a 4 veces al día debajo de la piel. También hay una forma de acción prolongada, la lanreotida este análogo se inyecta debajo de la piel una vez al mes, mediante una inyección intramuscular.  En otros casos, se puede comenzar desde el principio con el medicamento de acción prolongada.

La terapia con análogos de somatostatina de acción corta y de acción prolongada debe intentarse durante 2 semanas y durante 2 meses, respectivamente.  Los análogos de la somatostatina de acción corta parecen proporcionar el control más riguroso de las fluctuaciones de la frecuencia del pulso y la glucemia asociadas con el síndrome de dumping. Dependiendo de la gravedad de los síntomas, algunas personas reciben inyecciones todos los días al iniciar el tratamiento. Una vez que los síntomas son controlados, puede entonces usarse la inyección mensual de acción más prolongada. Éstos son probablemente el tratamiento de elección porque requieren una administración menos frecuente y tienen menos impacto en la calidad de vida.