• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    obesidad blog intro

    Bienvenid@ al blog del Centro Integral de Nutrición Islas Baleares sobre cirugía de la obesidad.

    Un espacio donde te explicamos de manera didáctica en qué consisten los tratamientos de la obesidad actuales, te ofrecemos recomendaciones a seguir antes y después de someterse a una intervención quirúrgica y resolvemos tus dudas de la mano de nuestros especialistas en Obesidad.


     

    Transformación de vida y cambios de estilo de vida

    Pasos para acceder a una cirugía. ¿Cuál es nuestra filosofía de tratamiento?

    Cuando una persona con obesidad se plantea una cirugía, habitualmente se han seguido muchas dietas para perder el peso y otros tantos fracasos. Incluso muchos allegados ven a la persona carente de voluntad para conseguir lo que desde lejos parece fácil. Nada más alejado de la realidad.
    Al solicitar una cita informativa para una cirugía de la obesidad, en este mismo momento se inicia el cambio, la transformación a una nueva vida que permite la pérdida mantenida de peso, del mismo modo que la crisálida se transforma en mariposa.

    Muchas personas han “sufrido” muchas dietas para llegar al momento en el que se toma la decisión de acceder y plantearse una cirugía. Es evidente que en la obesidad, la dieta es muchas ocasiones no obtiene los resultados deseados con el consiguiente abandono de la misma. Por los múltiples trabajos publicados, sabemos que conseguir pérdidas de peso importantes y mantenidas en el tiempo únicamente con dieta es difícil, de ahí la importancia de apoyar los resultados en un procedimiento de cirugía que nos ayude a conseguirlos.

    En la consulta se realiza una entrevista con un experto en procedimientos bariátricos, con la finalidad de conocer a la persona y su “historia en la obesidad”. Aunque hay múltiples preguntas a contestar en la entrevista, se pretende establecer la mejor indicación ajustada a las características de los pacientes y sobre todo descartar algún tipo de contraindicación.

    Los profesionales de nuestro centro son todos expertos en el tratamiento de la obesidad, de ahí que se nos fue concedida la acreditación como Unidad de Obesidad por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad.

    Nuestra filosofía de tratamiento frente a la obesidad es que pueda conseguirse una pérdida de peso gracias al cambio de hábitos de la persona, inicialmente con la ayuda de la cirugía cuando nos enfrentamos a una obesidad severa o a una obesidad mórbida.

    El apoyo de nuestros psicólogos, nutricionistas y un planteamiento de tratamiento personalizado permiten desde el primer momento iniciar un cambio en la conducta alimenticia que prepara al paciente para el proceso que tendrá lugar en los meses siguientes.

    Como es obvio se realizan todos los estudios preoperatorios pertinentes y se concierta una cita para la valoración anestésica.

    Concertada la fecha de la cirugía propugnamos una dieta líquida unos días antes de la intervención.

    La cirugía actualmente, en contra de lo que algunas personas opinan, ya sea fruto de malas experiencias de conocidos o familiares o fruto de la ganancia de peso posterior de algunas personas cercanas, es segura, prácticamente sin molestias y ofrece resultados. La estancia en el hospital es muy breve y fundamentalmente el seguimiento es a través de las consultas. Como cirujano opino que no debe minimizarse la importancia del procedimiento quirúrgico, pero éste es sólo una herramienta para poder cambiar la relación con los alimentos que hemos adquirido durante muchos años antes.

    En los meses siguientes acontecen cambios muy importantes en la persona operada. Se debe tener cuidado de variar el modo en que se toman los líquidos, beber un vaso de golpe o un gran sorbo provoca molestias. Debe “escucharse nuestro estómago” cuando se toman los alimentos. La sensación de plenitud, manifestada por un peso en la parte alta del abdomen, es un signo temprano de ella. Si la persona no atiende a estos síntomas puede llegar a tener dolor o incluso a vomitar los alimentos ingeridos. Estas situaciones pueden predecirse y evitarse.

    Es evidente que el cambio físico que acontece en la reducción del estómago hace que durante los primeros días sea difícil beber las mismas cantidades de líquidos que previamente. La limitación de estas cantidades es fruto de los cambios que el cirujano realiza cuando estamos anestesiados y se reduce nuestro estómago, pero también es el inicio de un largo camino hacia nuestra transformación.

    La cirugía no es el final sino el principio del proceso de cambio. La cirugía no nos liberará de precisar una alimentación saludable complementada con la actividad física. No se puede dejar de vigilar nuestra alimentación tanto durante el proceso de pérdida de peso, que acontece fundamentalmente en los primeros dos años, como en los años siguientes cuando planteamos mantener los resultados obtenidos con mucho esfuerzo.

    Finalmente, la cirugía no siempre obtiene los resultados esperados en el largo plazo. Muchas personas que no han tenido la oportunidad de ser tuteladas y acompañadas en su cambio, pueden volver a sus hábitos previos con la consiguiente ganancia de peso. No por ello debemos pensar que la cirugía realizada en su momento ha ido mal. Cuando somos capaces de hacer un repaso de nuestra conducta, podremos ver que probablemente la causa de la ganancia de peso ha sido el que hemos ido aumentando la ingesta paulatinamente o lo que es peor, adquirir el hábito del picoteo.

    Desde nuestro Centro os animamos a que no veáis la cirugía de la obesidad como la solución a vuestro problema, ya que es sólo una parte de ésta. Estar acompañado en el proceso de cambio, alimentarse sin miedo y saber en todo momento cuales son los síntomas que tenemos y porqué están ahí, es misión de otros profesionales distintos a los cirujanos y que son indispensables para que los resultados deseados podamos primero conseguirlos y después, mantenerlos.