• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    obesidad blog intro

    Bienvenid@ al blog del Centro Integral de Nutrición Islas Baleares sobre cirugía de la obesidad.

    Un espacio donde te explicamos de manera didáctica en qué consisten los tratamientos de la obesidad actuales, te ofrecemos recomendaciones a seguir antes y después de someterse a una intervención quirúrgica y resolvemos tus dudas de la mano de nuestros especialistas en Obesidad.


     

    Suplementos de porte´nas tras la cirugia

    Son necesarias las proteínas tras una cirugía de la obesidad

    La necesidades proteicas diarias alcanzan los 60 gramos al día. En las primeras semanas tras cirugía de la obesidad existe una restricción. El principal motivo por el que recomendamos suplementación proteica a nuestros pacientes es para ayudarles a cubrir sus necesidades proteicas diarias.

    Cuando no podremos conseguirlas puede acontecer:

    • Perder masa muscular (lo que condiciona el metabolismo)
    • Tener problemas en la piel, cabello y uñas
    • Cicatrizar de forma más lenta
    • Presentar mayor riesgo de fracturas óseas 

    Pese a que las personas suelen realizar una dieta que cubre las necesidades diarias de este nutriente, las personas que se someten a cirugía bariátrica (especialmente durante los primeros meses) tienen mucha dificultad para lograrlo.
    El requisito mínimo de proteína se estima en 0,8 gramos por kilogramo de peso y día. Así, una persona de 100 kg necesitaría alrededor de 80 gramos para prevenir dicha deficiencia.
    Debido a la reducción de la capacidad gástrica de los pacientes bariátricos, la proteína en polvo se convierte en una gran aliada en su lucha por obtener los gramos necesarios de este nutriente. Para ellos es imprescindible ya que, además, les ayuda a:

    • Controlar el apetito y la composición corporal
    • Mantener y/o aumentar la masa muscular
    • Mejorar la función inmune
    • Conseguir una recuperación más rápida tras realizar ejercicio físico

    Existen múltiples suplementos de proteína y es posible que los pacientes necesiten probar varios productos hasta encontrar el que mejor se adapte a ellos. En CINIB aconsejamos que presten atención a cómo se sienten durante varias semanas ¿Tienes más energía que antes? ¿Estás experimentando molestias digestivas? 

    No es raro experimentar malestar digestivo y en esos casos se deberá cambiar dicho producto por otro con distinto sabor, tipo o marca.
    Pese a la gran ayuda que ofrecen a los pacientes que se encuentran en esta situación, un suplemento es incapaz de imitar las propiedades de las proteínas incluidas en los alimentos ya que mediante éstos, se obtienen además, otros nutrientes. Por ello, tras la cirugía es importante priorizar el consumo de alimentos proteicos frente a otros que pueden resultar mas atractivos y fáciles de consumir por los pacientes bariátricos. Pero no todo son desventajas, la proteína en polvo se digiere de forma más rápida y en estos casos, resulta beneficioso.

    En la mayoría de los pacientes, 60-80g por día (2-4 cucharadas) es suficiente para cubrir las necesidades, no obstante, es importante ajustar la dosis según las recomendaciones de la nutricionista especialista en cirugía bariátrica que realice el seguimiento dietético.

    ¿ Qué se debe valorar a la hora de escoger un suplemento en polvo?

    1. Las preferencias personales (decisión acerca del origen:fuente vegetal o animal)

    2. Tolerancia: La proteína en polvo escogida puede tener ingredientes que no se toleren por lo que es importante revisarlos. Por supuesto, si el paciente es sensible o intolerante a ciertos productos lácteos, es posible que pueda tolerar el suero de leche, pero no la caseína, o viceversa. Del mismo modo, la cantidad puede ser relevante en la aceptación del suplemento; muchas personas pueden tolerar una cierta cantidad de lactosa, pero una vez que superan su umbral, experimentan síntomas . Finalmente antes de la retirada o el cambio, se debe valorar , la velocidad al consumirlo ya que hacerlo demasiado rápido provocaría malestar debido a que aumentaría la cantidad de aire en el estómago.

    3. Calidad de la proteína: Se suele hablar de proteínas completas versus incompletas debido a que las completas contienen cantidades suficientes de aminoácidos esenciales y en cambio, las incompletas carecen o son bajas en éstos. Los pacientes a veces se preocupan porque no obtendrán todos los aminoácidos esenciales si optan por opciones vegetales. Esto se debe a que muchas proteínas vegetales son bajas o carecen de aminoácidos específicos. Por ejemplo, la proteína de guisante es baja en la metionina, pero, esto se podría satisfacer siempre y cuando se consuman otras fuentes proteicas a lo largo del día como tofu o algunas legumbres.
    Además algunas proteínas vegetales como la proteína de soja y la mezcla de guisantes/arroz, ofrecen un perfil completo de aminoácidos y las empresas, además, suelen crean mezclas de diferentes proteínas de origen vegetal para garantizar que se incluyan todos los aminoácidos en niveles óptimos.

    Otro factor a tener en cuenta es la biodisponibilidad, es decir, lo que el cuerpo es capaz de utilizar de una determinada fuente proteica. Al valorarlo, también se ha podido ver que las proteínas de origen animal tienden a puntuar más alto que las opciones vegetales.
    Las opciones de proteína animal son varias:

    • Los polvos proteicos de origen lácteo son los más estudiados y son fuentes completas de proteínas. El suero lácteo es una proteína de alta calidad y se digiere de forma rápida y , en cambio, la caseína se digiere más lentamente por lo que combinarlas es una gran opción para los pacientes de cirugía bariátrica.
    • Por otro lado, la proteína de clara de huevo es una buena opción como proteína completa para aquellos que prefieren una fuente ovo-vegetariana. Sin embargo, y pese a su fama por obtener beneficios a nivel articular,no es una opción ideal en estos casos.