• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    Imagen corporal ¿Te ves en tu peso real?

    Existe una fuerte diferencia de género en el porcentaje de sujetos de la UE que están contentos con su peso corporal, con el 46% de los hombres en comparación con el 31% de las mujeres con su peso corporal actual. Culturalmente hablando, es común encontrar una alta tolerancia al sobrepeso y la obesidad, pero sobre todo en hombres. Las mujeres son más susceptibles a los ideales estéticos de su cuerpo, pero son aún más susceptibles a la influencia de sus relaciones interpersonales.

    Numerosos estudios sobre la imagen corporal han demostrado que las mujeres son más propensas que los hombres a percibirse a sí mismas con sobrepeso y a expresar su insatisfacción por su imagen corporal. A diferencia de los hombres, independientemente del grupo de edad, presentan una alta tendencia a distorsionar su imagen y a verse como más robustos y delgados. Es decir, subestiman su peso.

    Ambos hallazgos concuerdan con el estudio europeo realizado sobre los aspectos sociodemográficos en la Unión Europea. Los resultados de esta encuesta paneuropea indican que las mujeres están insatisfechas con su peso corporal y, a pesar de estar en el rango normal de IMC, ellas intentan perder peso con mayor frecuencia que los hombres.

    La satisfacción con el peso corporal varia con la edad, en los grupos de edad más jovenes la importancia del concepto "peso" es menor en comparación con la que se le da en los grupos de mayor edad.

    Esta afirmación tiene su origen tanto en los estudios de población realizados en Europa, como en los de los EEUU que confirman que la la imagen corporal se valora dependiendo del sexo:
    1.- A la pregunta realizada en Euuropa sobre la satisfacción del peso corporal, el 46% de los hombres se muestran satisfechos frente al 31% de las mujeres con su peso.
    2.- Una muestra de estudiantes universitarios de los Estados Unidos fueron interrogados sobre su insatisfacción de la apariencia actual, el 32% de los hombres calificaron su figura actual como más pesada que su ideal en comparación con el 70% de las mujeres. Mientras que el 85% de las mujeres de 18 años querían perder peso, únicamente el 50% de los hombres querían perderlo. 

    Cuanto dirigen su atenciónsobre la imagen corporal, los modelos publicitarios de belleza ponen el foco de atención en la mujer. Una mujer más delgada parece ser más atractiva como modelo y éste concepto, se tralada a las personas, siendo un factor fundamental para comprender las actitudes de la mujer frente al peso y explicar una de las causas de la presencia de los trastornos alimentarios.

    Se ha descubierto que los trastornos alimentarios, predominantemente en las mujeres jóvenes de clase alta y son más comunes entre aquellas que hacen dietas y que tienen la necesidad "impuesta" de perder peso.

    Esta afirmación concuerda con las conclusiones a las que llegaron Wooley y Wooley en una encuesta realizada por la revista Glamour a 33000 mujeres: "que ninguna mujer, sin importar el peso que tenga, se siente lo suficientemente delgada". Además, descubrieron que cuanto mayor era el nivel de insatisfacción con suu imagen corporal, era más probable que se utilizaran métodos no deseados de pérdida de peso.

    Cuando en el sexo masculino se intenta perder peso se plantea el ejercicio o la acitividad física, en cambio, cuando las mujeres intentan perder peso usan las dietas hipocalorías. Este distinto comportamiento frente al peso, puede ser la diferencia clave entre los sexos con respecto a los trastornos alimentarios.

    Fuente: Body image perception in relation to recent weight changes and strategies for weight loss in a nationally representative sample in the European Union