• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    Evitando la reganancia tras una operación de obesidad

    La cirugía bariátrica en la obesidad mórbida es el mejor tratamiento, para mantener a largo plazo la pérdida de peso conseguida. A pesar de ser el mejor tratamiento reconocido, un porcentaje de obesos reganan peso a largo plazo o no consiguen los objetivos propuestos. Es importante tener en cuenta los factores de riesgo de reganancia ponderal a la hora de indicar una técnica quirúrgica a fin de evitar el fracaso terapéutico.

    Las técnicas restrictivas (banda gástrica, gastroplastia vertical anillada) han tenido históricamente unos resultados limitados, sin embargo y, a pesar de que actualmente estamos observando un aumento en el número de gastrectomías verticales que se realizan en el mundo, y que es considerada también una técnica restrictiva, se mantienen buenos resultados desde el punto de vista de pérdida ponderal. Recientemente hemos revisado nuestros resultados  en este tipo de cirugías en el largo plazo pudiendo afirmar que, mantenemos la pérdida de peso en más del 75% de los pacientes con un IMC promedio de 34 kg/m2.

    Los resultados obtenidos en el tratamiento quirúrgico, los relacionamos con la realización de un seguimiento adecuado. Un equipo multidisciplinar es fundamental e imprescindible cuando se realiza cirugía de la obesidad, para tratar la existencia de trastornos de la conducta alimentaria o patrones dietéticos alterados (picoteo,…) que habitualmente ya son conocidos en el preoperatorio, y que tienen una frecuencia alta en la población obesa, ya que la reaparición de estos patrones es una de las principales causas de reganancia de peso a medio y largo plazo.