• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    Aumento de peso a causa de la menopausia

    La menopausia es una de las etapas críticas de la mujer que favorece el acúmulo graso. En el estudio SEEDO-97 la prevalencia de obesidad más elevada (33,7%) se encontró en el grupo de mujeres entre los 55 a 60 años.
    La menopausia se define por el cese de los periodos menstruales (amenorrea de 6-12 meses). Es un evento bien definido en el tiempo aunque ya unos años antes la función ovárica comienza a declinar, alternándose ciclos ovulatorios normales con periodos anovulatorios de duración variable; este periodo y hasta un año después del último periodo menstrual se denomina perimenopausia.

    Varios estudios han demostrado que la menopausia se asocia específicamente, e independientemente de la edad, a aumento de peso y esta ganancia ponderal, que se ha estimado en torno al 6%, se produce a expensas de un incremento aproximado del 17% de masa grasa.

     ¿Qué provoca el aumento de peso durante la menopausia?

    La etiología del aumento de peso durante la menopausia no está totalmente aclarada. Algunas causas no tienen relación directa con ella, sino más bien con la edad, y otras dependen claramente de la disminución de los estrógenos endógenos. Hay que tener en cuenta que el aumento de peso suele estar relacionado con el envejecimiento, así como con cambios en el estilo de vida con más sedentarismo o tener relación con factores genéticos.

    Por ejemplo, la masa muscular normalmente disminuye con la edad, mientras que la grasa aumenta. La pérdida de masa muscular disminuye la velocidad a la cual tu cuerpo utiliza las calorías (metabolismo). Los factores genéticos también podrían influir en el aumento de peso durante la menopausia. 

    Causas relacionadas con el hipoestrogenismo

    Durante la menopausia el hipoestrogenismo se ha relacionado con cambios fisiológicos que serán, en parte, responsables de la ganancia de peso en este periodo.

    La leptina es una proteína segregada en el tejido adiposo que informa al cerebro de la magnitud de las reservas energéticas. Para igual grado de adiposidad las mujeres tienen niveles más elevados de leptina que los hombres. En mujeres en edad fertil los niveles circulantes de leptina son significativamente más elevados durante la fase lutea y su concentración declina tras la menopausia.

    El descenso de los niveles estrogénicos también se ha asociado con una disminución de la actividad de péptidos opioides endógenos como la β endorfina. Estas relaciones parecen indicar un posible efecto de la deprivación estrogénica sobre la ingesta de grasas y carbohidratos en mujeres postmenopáusicas.

    Otros neuropétidos (galanina o neuropeptido Y, sucesivamente) implicados en el comportamiento alimentario que se han relacionado con ciertas preferencias durante la menopáusica por los alimentos grasos o por la ingesta de hidratos de carbono, disminuidos con respecto a mujeres en edad fértil.

    Otros factores

    Mujeres con escasa actividad física y poca masa muscular, de nivel socioeconómico bajo y con comportamiento alimentario tendente a la desinhibición dietética son más susceptibles de desarrollar obesidad o agravarla si ya existía previamente. Las mujeres que viven solas tienden a ganar más peso tras la menopausia.

    Manejo de la obesidad durante la menopausia

    El enfoque terapéutico y las recomendaciones dietéticas para tratar el sobrepeso y la obesidad en mujeres menopáusicas no difieren de las medidas en mujeres premenopáusicas por lo que no se tratarán en detalle.

    Dado que la menopausia parece asociarse con una reducción del gasto energético debido a la disminución de la tasa metabólica y la actividad física, la mayor parte, de las mujeres que entran en el periodo perimenopáusico deberían desarrollar estrategias de comportamiento que las llevaran a aumentar el ejercicio físico y a disminuir la ingesta calórica.