• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    Nutrición tras la cirugía de la obesidad

    Las recomendaciones nutricionales en pacientes postoperados de cirugía bariátrica pueden variar según el tipo de intervención practicada, bien sea una técnica restrictiva como la gastrectomia tubular o una técnica mixta malabsortiva como una derivación biliopancreática.

    Los tipos de cirugías de la obesidad pueden dividirse en:

    1. Intervenciones restrictivas. Se incluyen las gastroplastia vertical anillada, la banda gástrica ajustable o no y la gastrectomía tubular o manga gástrica. En estos casos es importante la disminución del volumen de la ingesta por toma, puesto que el reservorio gástrico residual suele ser de capacidad muy reducida (25 ml de promedio), algo mayor en la gastrectomía tubular (80-150 ml), aunque al principio también limitado a la mitad de su capacidad aproximadamente. En este tipo de cirugías se preserva la funcionalidad del tracto gastrointestinal, por lo que la atención debe centrarse en adecuar una ingestión alimentaria muy restrictiva, pero con el aporte suficiente de micronutrientes para evitar deficiencias.

    2. Intervenciones malabsortivas, representadas por las derivaciones biliopancreáticas [DBP] (clásica, tipo Scopinaro o bien en forma de "cruce duodenal"). Los pacientes tienen menos limitaciones a la hora de ingerir alimentos porque se dispone de una mayor capacidad gástrica (150-250 ml) pero, debido a los largos cortocircuitos intestinales, es frecuente que existan problemas con la absorción, especialmente de las grasas, por lo que cuánto más rica en grasa sea la dieta, mayor será el número de deposiciones en forma de esteatorrea que pueden ocasionar molestias personales debido al pH ácido de sus heces. En estos casos, al alterarse la anatomía del tubo digestivo y los tramos de absorción, tanto a nivel proximal (duodeno, yeyuno) como distal (yeyuno e íleon terminal), nuestra atención debe centrarse en el aporte fundamentalmente de proteínas, así como de ciertos minerales (hierro, calcio, zinc), vitamina B12 y vitaminas liposolubles.

    Cada cirugía requiere unas recomendaciones nutricionales específicas. La importancia de la toma de suplementos vitamínicos y el asesoramiento nutricional en centros especializados es fundamental para obtener los resultados de pérdida de peso esperados.