• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    obesidad blog intro

    Bienvenid@ al blog del Centro Integral de Nutrición Islas Baleares sobre cirugía de la obesidad.

    Un espacio donde te explicamos de manera didáctica en qué consisten los tratamientos de la obesidad actuales, te ofrecemos recomendaciones a seguir antes y después de someterse a una intervención quirúrgica y resolvemos tus dudas de la mano de nuestros especialistas en Obesidad.


     

    Antiinflamatorios tras la cirugia de la obesidad

    ¿Puedo tomar antiinflamatorios tras una cirugía de la obesidad?

    Los medicamentos antiinflamatorios se encuentran entre los medicamentos más utilizados. Se prescriben para los dolores agudos y crónicos de cualquier índole, aunque el motivo de la prescripción más frecuente es la artropatia articular. El uso de antiinflamatorios se asocia con diversas complicaciones gastrointestinales graves entre ellas la gastritis, la úlcera gástrica y la hemorragia digestiva. Para la prevención de los efectos secundarios digestivos se usa habitualmente un inhibidor de la bomba de protones.

    De acuerdo con las guías de práctica clínica en los pacientes de cirugía bariátrica, los antiinflamatorios deberías evitarse tras la cirugía bariátrica, para prevenir síntomas digestivos que pudieran complicar la cirugía de la obesidad realizada (úlceras o perforaciones en las uniones digestivas)

    La cirugía bariátrica es el tratamiento eficaz para la obesidad mórbida con pérdida de peso duradera. El número total de procedimientos bariátricos en 2013 realizados en todo el mundo fue de 468.609, este número se ha multiplicado por 2 en 2019 siendo la gastrectomía en manga el procedimiento realizado con más frecuencia.

    Los antiinflamatorios pueden causar daños graves en un estómago operado por dos mecanismos:

    1. Por irritación directa de la mucosa debido a sus propiedades ácidas
    2. Por efectos sistémicos relacionados con la inhibición de la síntesis de prostaglandinas, que expone a la mucosa a daños en la capa epitelial, erosiones y úlceras.

    A pesar del conocido efecto perjudicial de los antiinflamatorios y que la toma aislada de un comprimido es difícil que pueda tener efectos secundarios, la autoprescripción de este tipo de fármacos es muy habitual y esta arraigada en la población debido a que las artrosis y molestias articulares generales son también muy comunes en los grupos de pacientes obesos.

    Es por ello que debemos dar a conocer a los médicos prescriptores, nuestros antecedentes quirúrgicos, para que la medicación antiinflamatoria no se convierta en una prescripción crónica, siendo conscientes de la dificultad de sustituir estos fármacos en el tratamiento de las afecciones articulares.

    Como conclusión diríamos que debe evitar en lo posible el uso crónico de esta medicación en los personas con antecedentes de cirugía gástrica.