• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es

    Las funduplicaturas por vía laparoscópica, con sus distintas variantes, son los procedimientos utilizados con mayor frecuencia en el tratamiento quirúrgico de la ERGE y de la hernia de hiato. Las complicaciones y los efectos secundarios no deseados pueden dar lugar a una serie de síntomas que incluyen: la dificultad a la ingesta de alimentos (disfagia), sensación persistente de distensión por gas (gasbloat), dolor torácico, diarrea, plenitud gástrica precoz (gastroparesia, dumping).

    Financiamos el coste de la operación. Ponemos a tu disposición un equipo experto en cirugía para la obesidad y cirugía metabólica que, realiza todas las técnicas quirúrgicas avaladas por las Sociedades científicas, un teléfono de contacto permanente para atender tus dudas y un posterior seguimiento clínico hasta la estabilización de la pérdida de peso.

    Las enfermedades como la obesidad, son alteraciones fisiológicas del cuerpo, pero también son trastornos sociales. Cualquier padecimiento afecta siempre la existencia de quien lo sufre, sino también porque repercute en las relaciones sociales del enfermo a efecto de las características social y culturalmente atribuidas a su dolencia.

    El SAOS es otro motivo de indicación para cirugía bariátrica cuando la CPAP no es eficaz y la comorbilidad es importante. El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) se produce por la oclusión intermitente y repetitiva de la vía aérea superior durante el sueño, lo que origina una interrupción completa (apnea) o parcial (hipopnea) del flujo aéreo.

    efectos secundarios de la funduplicatura

    Los ensayos clínicos apuntaban una mayor eficacia del tratamiento quirúrgico frente al tratamiento médico. El tratamiento médico es efectivo en la mayoría de los pacientes con ERGE, pero en ocasiones los fármacos no se toleran bien y/o simplemente los pacientes no quieren tomar el tratamiento durante un tiempo prolongado.

    ¿Qué causa el sobrepeso? Las principales causas son una dieta equivocada y la falta de ejercicio. Y tiene sus riesgos. A menudo los cambios en los hábitos de alimentación y actividad física son consecuencia de cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y de la falta de políticas de apoyo en sectores como la salud; agricultura; transporte; planeamiento urbano; medio ambiente; procesamiento, distribución y comercialización de alimentos, y educación.

    El estigma de la obesidad pesa a la hora de tomar una decisión. El miedo y la incertidumbre del resultado de la cirugía la hacen difícil, desconociendo que su actual condición es más peligrosa para su salud. Cuando un paciente ha agotado todos los tratamientos médicos y dietéticos, llega a plantearse la cirugía. Es a partir de este momento cuando aparecen las dudas y los miedos, todos ellos normales, al plantearse una situación desconocida.

    El síndrome de ovario poliquístico es una afección heterogénea asociada con elevación de andrógenos y disfunción ovárica en mujeres en edad reproductiva, que pueden o no acompañarse de ovarios poliquísticos. También es frecuente que las pacientes cursen con obesidad,resistencia a la insulina y trastornos en el perfil de lípidos.

    En lo que a imagen corporal se refiere, en pocos meses tras la cirugía, la pérdida de peso produce una mejora de la imagen con una apariencia mas atractiva y sensación de ligereza, con reducción de medidas y tallas, lo que permite encontrar ropa de uso con mayor facilidad.

    El Hígado Graso No Alcohólico es una afección definida por una acumulación excesiva de grasa en forma de triglicéridos (esteatosis) en el hígado (histológicamente >5% de los hepatocitos). Además del exceso de grasa (esteatohepatitis), un subgrupo de pacientes con Hígado Graso No Alcohólico presenta daño e inflamación de los hepatocitos. Esta última condición, denominada EsteatoHepatitis No Alcohólica, es virtualmente indistinguible histológicamente de la esteatohepatitis alcohólica (EHA).

    La pérdida de peso tras la cirugía induce cambios importantes en la vida del paciente operado. Además de la mejoría de su condición de salud, existe mejoría del dolor articular (caderas, rodillas, espalda, tobillos) relacionado con el peso y la sobrecarga que soportaban estas articulaciones.

    Se ha observado que la preparación preoperatoria con dietas hiperproteicas y de muy bajo contenido calórico consiguen reducir el tamaño del volumen hepático y la grasa visceral. El planteamiento alimentario general, a pesar de existir indicación de cirugía y fecha de intervención, debe atender a las recomendaciones generales de una alimentación hipocalórica estándar indicada para los pacientes obesos.

    En España no hay estudios sobre la magnitud de la obesidad en la población adulta inmigrante a pesar de representar en la actualidad el 13% del total de la población española. Varios estudios realizados en EE. UU. y Europa han mostrado importantes variaciones en la prevalencia de obesidad entre las poblaciones de inmigrantes y la población autóctona del país de acogida.