• +34 971 213 262
  • consultas@cinib.es
    combate el exceso de peso

    El combate con el exceso de peso

    Convencido de que la causa principal del exceso de peso y la obesidad es la comida que come, una dieta apropiada debería ser la base para cualquier solución que intente afrontar el problema. Aunque debo afirmar que el término dieta no es un término de nuestro gusto ya que de alguna manera suena a algo poco natural, impuesto, provisional e insostenible.

    La dieta debería ser permanente y mantenida de modo indefinida, incluso se debería poder hacer sin pensar en ella, de algún modo olvidándose de que se esta haciendo y llamándola de modo de modo diferente apelando a otro concepto como el cambio de hábitos alimenticios, que debería ser un elemento central de nuestra vida.
    No quisiera insistir en el concepto de las “dietas milagro”. El tomar un alimento más que otro no va a tener en el mejor de los casos un pequeño efecto sobre la salud, ni el comer determinada fruta o verdura va a conseguir una protección en tu sistema cardiovascular o frente a un tipo de cáncer. Es lo que habitualmente se come y cuanto se come, lo que importa. Dietas como la mediterránea que equilibran calorías incluyendo frutas y verduras y minimizando la comida basura son más recomendables que otras muchas según la evidencia científica.
    El exceso de peso no es una condición que se adquiera de la noche a la mañana. Viene poco a poco y puede ser evaluado por el simple procedimiento de pesarse frecuentemente. Según diferentes autores para un control adecuado del peso, se deberían tener en cuenta tres factores: a) Uno es el índice de masa corporal, que conviene mantener entre 20 y 25 kg/m2, b) el segundo es tener en cuenta el peso que se tenía a los 20 años intentado acercarse lo más posible al mismo y c) el tercero es la circunferencia de la cintura. El perímetro de la cintura es un buen indicador para la obesidad central. Con un máximo establecido de 88 cm en mujeres y 102 cm en hombres, superar estas medidas indican que el riesgo a desarrollar enfermedades cardiovasculares y/o metabólicas.